En la COMPRESIÓN ORAL, cuando hay necesidad de que se repitan las instrucciones, distracción, inquietud, soñar despierto, atención y concentración deficientes en situaciones de aprendizaje y comunicación, tendencia a interpretar mal lo que se dice, dificultad para seguir conversaciones en ambiente ruidoso.


En la EXPRESIÓN ORAL: retraso en la aparición del lenguaje, lenguaje lento y mal articulado, mala modulación del volumen, voz deficiente caracterizada por ser insulsa, monótona y apagada o por otras deficiencias en el timbre, tono o fluidez verbal.

En adultos cuando hay dificultad para mantener la atención de un grupo al pronunciar un discurso o al hacer una presentación.


En la IMAGEN CORPORAL: equilibrio y coordinación deficientes, torpeza en los movimientos, movimientos excesivos al hablar, mala postura, dificultad en la habilidad de planificación, problemas en el sentido de orientación.


En la COMUNICACIÓN Y APRENDIZAJE: actitud indiferente a la comunicación y aprendizaje, tendencia a aislarse o a evitar la conversación, falta de interés por aprender.


En la PREPARACIÓN AL PARTO: ayuda a las mujeres embarazadas a mejorar el descanso en el sueño, disminuye el nivel de ansiedad, logran mejores partos ( menos dolor y expulsiones más fáciles), restablece el bienestar y la confianza, mejora la comunicación madre-hijo.

Los bebés a los que se les ha podido hacer un seguimiento después del nacimiento comen bien, duermen bien, están relajados, el lenguaje aparece antes y es evidente el deseo de comunicación.

El profesor Tomatis ha estudiado intensamente las lenguas y ha descubierto algunas características que ayudan a definirlas. Ver más...

Tomatis descubrió y enunció que la voz no contiene más que aquello que el oído es capaz de analizar. Por ello, una mala escucha generará problemas en la voz y dificultades para acceder al aprendizaje de un instrumento musical. Ver más...

Al recopilar historiales en los centros Tomatis habría que tener especial atención en los siguientes casos:

- Bajo rendimiento en la escuela o en el trabajo.

- Retraso en la adquisición y desarrollo del lenguaje y menos frecuente, retraso motor.

- Ver más...

- Perturbaciones o debilitamiento en la comunicación: tendencia a aislarse o a evitar la comunicación.

- Falta de interés por aprender, trastornos del lenguaje, hipoacusia, autismo ...

- Trastornos orgánicos o funcionales de la escucha y la fonación: reeducación de disfonías, afasias, apraxias, dislalias, y agnosias.

- Ver más...

COMPRENSIÓN ORAL

EXPRESIÓN ORAL

IMAGEN CORPORAL

COMUNICACIÓN Y APRENDIZAJE

PREPARACIÓN AL PARTO

INTEGRACIÓN DE IDIOMAS

VOZ Y MÚSICA

ATENCIÓN ESPECIAL

CUÁNDO ES RECOMENDABLE

INTEGRACIÓN DE IDIOMAS

 

El profesor Tomatis ha estudiado intensamente las lenguas y ha descubierto algunas características que ayudan a definirlas.


- Las bandas pasantes son zonas preferenciales que privilegian algunos tramos sonoros en detrimento de otros.



Bandas pasantes de varios idiomas medidas en Hercios

Cada ser humano desde que nace y en función de su nacionalidad o de su lengua materna dispone de una generatriz vocal particular y además, cada lengua tiene su propio registro. Los españoles, por ejemplo, no oyen igual que los franceses, ingleses o italianos. Si no somos capaces de integrar una lengua determinada es porque no la escuchamos. Un francés, por lo tanto, va a tener dificultad en el aprendizaje del inglés porque su franja de audición no coincide con la misma.

- Cada lengua, además, tiene su curva envolvente, que permite visualizar las diferentes frecuencias utilizadas. Así cada lengua tiene una inclinación diferente.

- Cada lengua también tiene su tiempo de latencia, que es el tiempo que necesita el oído de un determinado hablante, para ponerse a la escucha. Varía también según las etnias y según la edad.

Ruso: 175 milisegundos
Francés: 50 ms
Alemán: 125 ms
Inglés: 5 ms
Inglés americano: 75 ms
Español: 5 ms
Italiano: 75 ms

Por lo tanto, integrar una lengua por el método Tomatis equivale a familiarizar el oído con la banda pasante de esa lengua. Se consigue una forma de escuchar que se adapta con la curva envolvente de esa lengua y se consigue adaptar el oído al ritmo de esa lengua. Conseguido esto, los avances son rápidos y duraderos.

×

VOZ Y MÚSICA

 

Tomatis descubrió y enunció que la voz no contiene más que aquello que el oído es capaz de analizar. Por ello, una mala escucha generará problemas en la voz y dificultades para acceder al aprendizaje de un instrumento musical.

Una cualidad que destaca en los músicos es que perciben mejor las frecuencias agudas que las graves. Por otra parte es esencial la lateralización auditiva porque usar el oído derecho como oído rector favorece la eficacia del control audio-vocal.

Los cantantes que tienen problemas en la voz presentan irregularidades en sus test de escucha. Dándoles una audición armoniosa consiguen otra vez tener una producción vocal precisa.

Con la estimulación Tomatis se mejora la calidad del timbre, el ritmo, la postura y la afinación; la vocalización y el control vocal; el potencial creativo; la toma de conciencia corporal en el diálogo con su instrumento.

×

ATENCIÓN ESPECIAL

 

Al recopilar historiales en los centros Tomatis habría que tener especial atención en los siguientes casos:

- Bajo rendimiento en la escuela o en el trabajo.

- Retraso en la adquisición y desarrollo del lenguaje y menos frecuente, retraso motor.

- Adaptación difícil a la vida escolar y detección por parte del docente de problemas durante los dos primeros años de escolaridad.

- Circunstancias difíciles en el embarazo

- Nacimiento difícil o separación prematura de la madre por enfermedad, adopción u otras causas.

- La llegada de un hermano menor durante los primeros años de vida.

- Trastornos del sueño y de los patrones de alimentación.

- Infecciones recurrentes en el oído en los primeros años de vida.

- Lateralización retrasada o mal establecida por la mano derecha o izquierda.

×

CUÁNDO ES RECOMENDABLE

 

- Perturbaciones o debilitamiento en la comunicación: tendencia a aislarse o a evitar la comunicación.

- Falta de interés por aprender, trastornos del lenguaje, hipoacusia, autismo ...

- Trastornos orgánicos o funcionales de la escucha y la fonación: reeducación de disfonías, afasias, apraxias, dislalias, y agnosias.

- En el desarrollo psicomotor infantil: equilibrio y coordinación deficientes, torpeza en los movimientos, mala postura, problemas en el sentido de orientación espacial o temporal, dificultad en la planificación…

- Trastornos de la atención.

- Dificultades de aprendizaje en general: dislexia, disgrafía, disortografía...

- Estrés.

- Alteraciones de la conducta: hiperactividad,...

- Alteraciones del estado de ánimo: depresión, ansiedad.

- En caso de nacimiento prematuro.

- Preparación al parto y a la maternidad.

- En la educación de habilidades musicales y el canto.

- Integración de lenguas: preparación del oído para la asimilación de idiomas.

- Como herramienta de crecimiento personal.

- Dinamización energética en adultos.

- Como complemento a otras terapias.

×